NUESTRA EXPERIENCIA ERASMUS

Nosotros somos tres alumnos de Emergencias Sanitarias estudiantes del CIFP de Lorca a los que se les concedió y dio la gran oportunidad de aprovechar esta experiencia Erasmus juntos en Italia. El 27 de abril comenzó nuestra con toda la ilusión del mundo y muchas ganas en las maletas, viajamos a un pequeño pueblo costero llamado Vasto, el cual escogimos entre las dos opciones que había para realizar nuestras prácticas, está ubicado en la provincia de Chieti. Desde el primer momento en que llegamos, la empresa intermediaria, Polaris, nos acogió y nos ayudó en todo momento cuando lo necesitamos, pero a la vez dando mucha libertad para que experimentes por tu cuenta la ciudad y vayas a tu aire. Desde aquí os damos las gracias por todo

.

Cuando llegamos a Vasto los primeros días estuvimos callejeando y familiarizándonos con el lugar. Nos quedamos maravillados con las estructuras y la arquitectura antigua de las calles que prácticamente toda Italia tiene, con la simpatía de toda su gente y por supuesto con su precioso mirador con vistas al Mar Adriático. Espectacular, nos dejó sin palabras.

Realizamos las prácticas en una empresa llamada Valtrigno, que son la protección civil de la zona. Con ellos tuvimos la suerte de que al ser una empresa de traslado sanitario, salíamos  en ocasiones de la zona costera donde vivíamos, pudiendo visitar los preciosos alrededores de la ciudad perdidos en la montaña, a escasos 30 min de la playa. Vivimos y disfrutamos muchas bonitas experiencias junto a ellos y nos dejaron colaborar y aprender en todo momento. Desde el primer día nos acogieron como tres más de la familia y se portaron  muy bien con nosotros, tuvimos momentos súper divertidos. Realmente el tiempo pasó volando y trabajar con ellos no era trabajar porque amaban lo que hacían, por lo tanto nos lo trasmitían y nosotros lo disfrutamos también. Gracias a todos desde aquí por el cariño y por las experiencias que jamás olvidaremos.

Pero por supuesto no todo iba a ser trabajar, tuvimos mucho tiempo libre para disfrutar, tanto en Vasto como para viajar por Italia, nosotros viajamos a Nápoles y como parada imperdonable, la preciosa Roma. Que volveríamos a visitar una y otra vez sin cansarnos de su magia.

Fuimos en una época del año donde afortunadamente había muchos más estudiantes de Erasmus e hicimos buenos amigos durante nuestra estancia allí. Tanto que nos dio mucha pena despedirnos al final. Para nosotros ha sido una experiencia inolvidable, literalmente no queríamos que acabara. La repetiríamos mil veces. Impresionante. Y muchas gracias por hacerlo posible.

¡¡¡NUESTRA EXPERIENCIA ERASMUS!!!

Somos dos alumnas de auxiliar de enfermería y elegimos como destino Vasto, es un pequeño pueblo muy bien ubicado en el que tuvimos la oportunidad de poder viajar y conocer un poco Italia. Nuestra llegada a Vasto fue muy acogedora, la empresa intermediaria ha sido como nuestra segunda familia allí. Agradecer a Claudia y Francesco toda la atención y el cariño que nos dieron.

Nuestro período de prácticas lo realizamos en el centro “Fondazione Padre Alberto Mileno Onlus”. La sanidad en Italia es diferente respecto a España por lo que los primeros días en la fundación fueron un poco difíciles teniendo en cuenta también que nos resultó complicado comunicarnos con los pacientes. Poco a poco nos adaptamos con la ayuda de nuestros compañeros y hubo momentos de risas, bromas y mucho afecto. Nos sorprendió la atención que le dedicaban a los pacientes, la mayoría de ellos con problemas seniles. Son como una gran familia y eso nos lo transmitieron desde el principio. 

Dada la cercanía de Vasto con el centro de Italia dedicamos nuestro tiempo libre a viajar a Pescara, Roma y Florencia. Nos pareció muy interesante la cultura y el modo de vida italiana. Y como no, no podíamos irnos sin probar los platos típicos de pasta y sus postres. 

Vasto es un pueblo acogedor y muy bonito con un gran mirador dividido entre la montaña y la costa. Sus calles, su gente… en definitiva su encanto. Nuestra experiencia ha sido muy satisfactoria y nos gustaría volver en verano ya que nosotras fuimos en noviembre-diciembre y el clima es muy frío. En verano hay más grupos erasmus y es un sitio muy turístico. Fuimos el único grupo erasmus y eso nos dio la oportunidad de poder relacionarnos y practicar el idioma.

Damos gracias por habernos dado la oportunidad de poder disfrutar de esta experiencia, gracias a nuestra tutora de prácticas Verónica Giménez y a la empresa intermediaria Polaris por acogernos con tanto cariño.

¡VOLVEREMOS!